Consejos

Qué hacer para recuperarse después del verano

Se nos va el verano, y ahora empezamos a acordarnos de la paellita, las barbacoas, las cañitas y el tinto de verano y el tapeo de las terrazas. Además, durante el periodo estival, aparte de ser época de descanso y vacaciones, se celebran un gran número de fiestas patronales de pueblos y ciudades. Las fiestas sirven para juntar a viejos amigos, recordar y pasar buenos momentos y, como manda la tradición española, comer y beber más de lo que se debe. Estos excesos veraniegos pueden suponer un importante desequilibrio en nuestra salud, que debemos recuperar cuanto antes.

Según Salvador Tranche, vicepresidente de la Sociedad Asturiana de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) durante estas festividades, se ha detectado un aumento de las consultas por intoxicaciones etílicas agudas y otras drogas en los servicios de urgencias. Además, se debe considerar el aumento de las consultas en centros de salud tras los periodos festivos de pacientes con enfermedades crónicas (diabetes, hipertensión, alteraciones del colesterol, etc…) que presentan descompensaciones importantes.

Leer más...

¿Cuándo y por qué pican los mosquitos?

 

Los mosquitos parece que se despiertan con fuerzas y se acuestan con hambre, aumentando la frecuencia de sus picaduras al amanecer y al anochecer. Los mosquitos causantes de las molestas picaduras son las hembras de distintas especies que buscan la sangre que necesitan para poner sus huevos. La mayor o menor predisponibilidad a ser picado depende de muchos factores, no solamente del “dulzor de la sangre” (aunque la presencia de glucosa también es un factor), si no del tipo de piel, la composición del sudor, la exposición y las zonas descubiertas. Una picadura de mosquito no es peligrosa de por sí, exceptuando posibles reacciones alérgicas; sin embargo, en zonas de patologías endémicas transmisibles por estos insectos (como malaria o dengue)  se debe extremar la precaución para evitar cualquier tipo de picadura.

Leer más...

Dermatitis atópica

Dermatitis atópica

 

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que afecta el cuero cabelludo, la cara y el torso. Se trata de un trastorno funcional de las glándulas sebáceas que producen una hipersecreción de grasa. Se da con mayor frecuencia en niños y se debe a factores tanto ambientales como constitucionales.

Provoca la aparición de eccemas con enrojecimiento cutáneo, irritación y descamación, principalmente en zonas de la piel ricas en glándulas sebáceas. El eccema es más común en los niños.  En la piel aparece una reacción de hipersensibilidad que produce una inflamación crónica que ocasiona picazón y descamación. El rascado y la irritación crónica hacen que la piel se vuelva gruesa y adquiera una textura como la del cuero. Es muy común que se produzca en las coyunturas de los brazos, piernas y en el cuello.

 

Leer más...

¿CÓMO BRONCEARSE SIN QUEMARSE?

El bronceado es una reacción de protección de la piel gracias a unas células dérmicas, los melanocitos que producen melanina: este pigmento absorbe la energía y la dispersa en forma de calor, captando los radicales libres formados por esta reacción. Existen distintos tipos de piel, en los que puede variar el tipo de protección. Algunas se queman con facilidad y prácticamente no se broncean (pieles muy blancas, fototipo 1), y para otros tipos de piel es justo al contrario (pieles oscuras, fototipo 6). Cuanto menor sea el fototipo, más protección necesitará la piel. 

CONSEJO PRÁCTICO

Un bronceado seguro, necesita tiempo para desarrollar la pigmentación. Por ello, se recomienda una exposición progresiva, evitando las horas de máxima insolación entre las 12h y las 16h. Utilice protección externa, en especial con un cuidado fotoprotector que tenga un índice de protección elevado, de entre 30 y 50 según su fototipo. Una protección adecuada reduce los riesgos para la piel de exponerse al sol, pero no debemos olvidar que su eficacia se atenúa cada 2 horas y después de cada baño, por lo que se debe reaplicar al menos en ese periodo de tiempo.

 

Leer más...

¿POR QUÉ SE NOS CAE EL PELO?

¿POR QUÉ SE NOS CAE EL PELO EN OTOÑO?

Como las hojas de los árboles, o el pelaje de los animales, el cabello humano también se cae con la llegada del otoño. Forma parte de nuestra herencia como animales mamíferos que un día fuimos, y los especialistas insisten en que es un proceso normal de renovación del pelo, que vuelve a nacer transcurridos unos meses sin necesidad de recurrir a vitaminas ni lociones anticaida. "Hay épocas del año en las que el pelo se recambia más que en otras", explica a ELMUNDO.es el doctor Ramón Grimalt, coordinador del Grupo de Tricología de la Academia Española de Dermatología; "y aunque algunas especies mudan todo su pelaje de golpe en una sola época del año, en el caso de los humanos esta muda es progresiva".

 

Leer más...

Más Artículos...

  1. Consejo 2
/
template joomla by JoomSpirit